miércoles, 10 de enero de 2018

El rapto del elegido

EL RAPTO DEL ELEGIDO
Corona de sonetos

Introducción:
.
En una era de oscuridad feroz, un dios gobernaba cada elemento: el agua, el fuego, el aire y la tierra. 
Estos cuatro dioses (Agua, Fuego, Aire y Tierra) eran iracundos y hostiles, por lo que sometían a todos los cuerpos celestes a sus eternos caprichos.
Existía una leyenda antigua que anunciaba el nacimiento del vástago, Virtus, hijo de las constelaciones Andrómeda y Orión, un lucero mucho más poderoso que todos ellos y que cambiaría el orden del universo establecido.
Por ello, al conocer el nacimiento de un lucero, se apresuraron a intentar capturarlo para mantenerlo retenido, controlado, y tener así asegurado el poder eterno.
Lograron raptar al retoño, lo que provocó la furia de todos los signos que, conjuntamente con las estrellas de Orión y Andrómeda, no dudaron en enfrentarse a ellos en la batalla más épica y gloriosa de todos los tiempos.
.
Soneto 0
.
Ha grabado el Eterno en sus anales
las hazañas del Héroe y su tormento
con los Signos y el Cosmos de rivales
por temor a un fatal advenimiento.
.
El lucero Elegido da señales
de que el orden se pone en movimiento
y, en ignotas regiones siderales,
a los Doce les une el pensamiento.
.
La batalla en el éter ha nacido,
Fuego, Mar, Tierra y Viento son el ente
que dotó a los divinos con sus dones.
.
Y una lucha ancestral sobre el olvido
los latidos despierta del latente;
la leyenda promulga sus renglones.
.
Marcos Circenses
<>
.
(Enlace entre el soneto 0 y los signos)
.
Ha grabado el Eterno en sus anales
la historia de una guerra encarnecida,
entre los elementos ancestrales
y la unión del zodiaco enardecida.
El viento, huracanado y homicida
con la tierra entre fuegos infernales
y un agua turbulenta y desabrida,
quieren raptar a Virtus, cual chacales.
.
Y las constelaciones se rebelan
y se enfrentan, gloriosas, una a una
al Ente más terrible y virulento.
.
Los planes del malvado se desvelan,
y cantan por el cosmos con fortuna
las hazañas del héroe y su tormento.
.
 Mari Carmen Rodríguez Camargo
<>
II (Aries)
.
Las hazañas del Héroe y su tormento
se encuentran en las sombras de una estrella…,
rodeadas del aire que, en su adviento,
lleva prendido un fuego que destella.
.
Agua y tierra, cada una en su fermento,
van dejando, en el cosmos, clara huella
que dibuja a su paso un firmamento
luminoso, sin egos ni querella.
.
Cabalgando el carnero eternamente,
el gran Virtus y Orión le abren caminos
a los nuevos prismáticos vitrales.
.
Y del foco de Aries, refulgente,
avanzan los guerreros azulinos
con los Signos y el Cosmos de rivales.
.
Carmen Aguirre
<>
.
III (Tauro)
.
Con los Signos y el Cosmos de rivales,
el dios Fuego y su hueste de campaña
atacaron los vértices astrales
donde Tauro resiste con hazaña.
.
En la lucha, las luces boreales
van cediendo su lumen y se empaña
la luz de los prismáticos fractales,
que oscurece una pérfida guadaña.
.
Pero el Toro de Creta no se esfuma, 
desaloja las sombras que seguían
al retoño de Andrómeda, en su intento
.
de proteger al niño; y una bruma
con tres dioses a Orión lo perseguían
por temor a un fatal advenimiento.
.
Linda Esmeralda Dominguez Fuentes
<>
.
IV (Geminis)
.
Por temor a un fatal advenimiento
en el cosmos eterno, tan hermoso,
se instaló, repartido, un sentimiento
como Géminis, dual y caprichoso.
.
Llegará, no ha llegado de momento,
el lucero más grande y luminoso
a colmar con su luz el haz sediento,
mas querrá secuestrarlo el envidioso.
.
La terrible batalla ha comenzado,
y la guerra persiste en la mezquina
obsesión por los seres celestiales.
.
Pero el fin de las sombras ha llegado,
porque Virtus, oculto, se adivina:
el lucero Elegido da señales.
.
Alberto Jirón
<>
.
V (Cáncer)
.
El lucero elegido da señales
y las sombras embisten su llegada,
cual salvajes y hambrientos animales,
con la daga más grande y afilada.
.
Le fastidian los dotes naturales
al pequeño que aún no sabe nada,
mas Andrómeda inicia unos rituales
que aseguran al niño en su morada.
.
Y se viste la tierra, mientras tanto,
de un oscuro fragor que, extrañamente,
va dejando un aroma de lamento.
.
Y un cangrejo perece bajo el llanto
del Heracles, que avisa, fiel, valiente
de que el orden se pone en movimiento.
.
Miguel Starusk
<>
.
VI (Leo)
.
De que el orden se pone en movimiento
se comenta en el mundo celestial...
Su melena flamea y, con su aliento,
se desata una fuerza elemental;
.
el León, invocando a su elemento,
se agregó a la alianza zodiacal,
y, lanzando un rugido turbulento,
a los dioses maldijo por su mal. 
.
Los acecha sin tregua y con tesón,
persiguiendo el presagio del arcano;
la leyenda le muestra a sus leales
.
que dejó al elegido del Gran Don,
busca al niño en su mundo más cercano
y en ignotas regiones siderales.
.
Carlos Elpoetaartesano
<>
.
VII (Virgo)
.
Y, en ignotas regiones siderales,
lo anunciaron con gran algarabía.
Sueña Andrómeda sueños celestiales
donde un albo lucero nacería.
.
Oye el eco de cánticos triunfales,
que agitaban su dicha en armonía,
como Orión que, en presagios patriarcales,
su lucero preciado guardaría.
.
Y nació aquel lucero tan hermoso,
y las constelaciones le arroparon
de la Tierra y el Fuego, el Mar y el Viento.
.
El lucero fue Virtus, poderoso,
al que once estrellitas rodearon...
A los doce les une el pensamiento.

 María Jesús Vivas Albo
<>
.
VIII (Libra)
.
A los Doce les une el pensamiento,
que flamea doquiera la impudicia 
de un mandato tirano y sin sustento
que evidencia deshonra e injusticia.
.
Pero habrán de bogar en sufrimiento
los que otrora eclipsaron la primicia;
el Lucero ha soñado el escarmiento,
pues a libra le atañe la justicia.
.
En su diestra fluctúa la balanza,
y, en su ceño se advierte el dejo infame,
de los cuatro elementos, resumido.
.
En su luz acaece la esperanza,
y aunque extraño es pensar que se derrame,
la batalla en el éter ha nacido.
.
Ricardo Díaz
<>
.
IX (Escorpio)
.
La batalla en el éter ha nacido:
ya los dioses comienzan la redada,
tras el vástago van porque han sabido
que será en hora mala su llegada.
.
Y un patético manto han extendido
por la faz del confín para que nada
de la luz que desprende el elegido
pueda herir a los dioses cual espada.
.
¡Por piedad! -grita Orión en sus jardines.
¡Ayudadme a salvar a quien más quiero!
¡Fiel Escorpio, llamad a vuestra gente!
.
Y, aunque Escorpio convoca a sus afines,
no consiguen librar al gran Lucero:
Aire, Mar, Tierra y Fuego son el ente.
.
Joaquín Galán
<>
.
X (Sagitario)
.
Aire, Mar, Tierra y Fuego son el Ente,
los que quieren caer en desatinos
o, también, reducir al inocente
arrasando la paz de sus destinos.
.
El vigor del centauro está presente
ante Virtus, en manos de asesinos,
y jamás de sus actos se arrepiente
cuando ataca con saña a los mezquinos.
.
Sagitario, la mezcla de animal,
partirá vencedor hasta la gloria:
liberarlo serán sus intenciones.
.
Lanzará su energía natural,
y podrá, con el cambio de la historia,
derramar el poder sobre sus dones.
.
Mayka Fe
<>
.
XI (Capricornio)
.
Derramar el poder sobre sus dones,
convertidos en vida inagotable,
como laten los fieros corazones
donde el filo los corta con un sable.
.
Cornucopia de sueños y canciones,
encerrada en la luz de lo loable,
se le siente en los dichos y pregones
con su fuerza sutil y siempre amable.
.
La abundancia redime y atestigua
la leyenda que sigue su caudal:
lo que doy y también lo que le pido.
.
En la historia y la herencia tan antigua,
se reducen los fuegos de la sal
y una lucha ancestral sobre el olvido.
.
Jorge de Cordoba
<>
.
XII (Acuario)
.
Y una lucha ancestral sobre el olvido
interrumpe el relámpago de acuario,
y Ganímedes calma al niño ungido
lanzándole sus copas al sicario
.
testaferro del Viento, que es vencido;
la batalla es feroz, el adversario,
poderoso y estallan, sin sonido,
luminarias que celan su ideario.
.
Uno a uno, a los dioses les exigen
que dejen de expandir sus elementos,
mientras Virtus se vuelve más potente.
.
La esperanza y la unión cósmica rigen
los abrazos de paz, sin engreimientos.
¡Los latidos despiertan del latente!
.
Fabio Jair Avellaneda
<>
.
XIII (Piscis)
.
Los latidos despiertan del latente.
¡Oh, dioses, advertid los avatares,
que un eco turbador y omnipresente
se eleva, musical, desde los mares!
.
La mar se torna mística, envolvente:
dos peces voladores, bipolares,
descendientes de Piscis el vidente,
serán los salvadores estelares.
.
Las puertas se abrirán de par en par
para la nueva luz color violeta,
coronada de estímulos y dones.
.
No habrá en la creación otro lugar
con tanto resplandor para el poeta.
La leyenda promulga sus renglones.
.
Teresa Fernandez
<>
.
XIV (Cierre)
.
La leyenda promulga sus renglones 
en apócrifas lenguas de Babel.
Se enfrentó, con su estela de neones,
a los míticos dioses de oropel.
.
Conquistó, del Olimpo, los galones,
derrotando a las hordas de Luzbel
Los de Virtus ondean sus pendones
con arpegios de cítara y rabel.
.
Siglos antes que viéramos la luz,
modelaron el cosmos en la fragua
de un sínodo de arcanos zodiacales.
.
Solo queda admirar desde la cruz
los versos que, con Tierra, Fuego y Agua,
ha grabado el Eterno en sus anales.
.
Azarías DLeyre 
<>
.
Correctores: Patricia Izquierda y Jsoe Batazos
Especial agradecimiento a María Rosales Palencia
.



Publicar un comentario