sábado, 5 de agosto de 2017

El grillo dicharachero (Pantoum)



Érase una vez un grillo
con carácter carismático,
también era un poco pillo,
de talante muy simpático.

Con carácter carismático
y espíritu bonachón;
de talante muy simpático
y un ademán picarón.

Y espíritu bonachón
que no le cabe en el pecho;
y un ademán picarón
del que está muy satisfecho.

Que no le cabe en el pecho
su noble corazoncillo,
del que está muy satisfecho.
¡Érase una vez un grillo!
*
Llevaba siempre chistera,
un bastón y pajarita,
pasaba la noche entera
cortejando a una grillita.

Un bastón y pajarita
que le dotaban de encanto,
cortejando a una grillita
con la magia de su canto.

Que le dotaban de encanto
aun no teniendo fortuna,
con la magia de su canto,
bajo la luz de la luna.

Aun no teniendo fortuna
tenía gran dignidad,
bajo la luz de la luna
hallaba felicidad.

Tenía gran dignidad
y una mirada sincera,
hallaba felicidad...
¡Llevaba siempre chistera!
*
Él tocaba su violín
con la presteza del rayo,
subido sobre la crin
de un hermoso caballo.

Con la presteza del rayo,
con la exquisita elegancia
de un hermoso caballo,
difundía su fragancia.

Con la exquisita elegancia
y su porte de señor,
difundía su fragancia
cual las notas de una flor.

Y su porte de señor,
y su ritmo bailarín;
cual las notas de una flor
él tocaba su violín...
*
Cantaba romanza loca,
con seductora balada,
cual beso para la boca
de su oyente enamorada.

Con seductora balada,
conquistaba el corazón
de su oyente enamorada
que latía con pasión.

Conquistaba el corazón
de su amada y sus anhelos,
que latía con pasión
mientras subía a los cielos.

De su amada y sus anhelos,
de su belleza barroca,
mientras subía a los cielos
cantaba romanza loca.
*
Ella, silente, escuchaba
y, con los ojos cerrados,
en su corazón volaba
por los cielos estrellados.

Y, con los ojos cerrados,
viajaba con su amor
por los cielos estrellados
de su inspirado cantor.

Viajaba con su amor
en las notas fascinantes
de su inspirado cantor,
de sus canciones galantes.

En las notas fascinantes
ella más se enamoraba
de sus canciones galantes.
Ella, silente, escuchaba...
*
El grillo dicharachero,
al llegar la luz primera,
va a dormir a su agujero
llevando a su compañera.

Al llegar la luz primera
se va, tras darle un abrazo,
llevando a su compañera
agarrada de su brazo.

Se va, tras darle un abrazo,
y la lleva complacido,
agarrada de su brazo,
al interior de su nido.

Y la lleva complacido,
mientras le dice te quiero,
al interior de su nido;
el grillo dicharachero...

miércoles, 12 de julio de 2017

Tu pelo me está pidiendo…




Están mis ojos inmersos
en los rizos de tu pelo,
y voy a hacerte unos versos
de azahar y caramelo.

Tu pelo me está pidiendo
que le traiga una amapola,
voy a buscarla corriendo
pues nació para ti sola.

Y tu piel color canela
me reclama las caricias,
tu mirada me camela
y es jardín de las delicias.

Juegan mis labios, traviesos,
con sueños de terciopelo,
niña, el sabor de tus besos
me sabe al más rico cielo.

viernes, 7 de julio de 2017

¡Abracadabra!



El verbo por la magia se transformó en la voz,
comenzando a vibrar las dormidas conciencias;
volando con el viento fue el sonido, veloz,
esparciendo las nuevas y viejas experiencias...
Pudo ser un infundio, mas la acción del gerundio
cuando se hizo sonido despertó inteligencias
y sueños escondidos; la suave onda, vibrante,
penetró los oídos que oyeron al instante.
Y dijo: ¡Abracadabra!, surgiendo: ¡La Palabra!
A veces es latido, a veces emoción,
a veces es delirio y a veces es canción;
es puente entre los mundos, una idea en un son,
el arma de los justos, para el hombre es honor.
Mas también maldición, puede ser la palabra.
Y las más de las veces, solamente es: bla, bla, bla.
Retornando al comienzo, donde habita el silencio.

martes, 4 de julio de 2017

Universo inmenso




Las galaxias girando en espiral,
remolinos de estrellas y planetas,
inspirando a los sabios y poetas
con la magia del mundo natural.

Agujeros de negro mineral
absorbiendo energías en sus dietas;
asteroides meteoros y cometas
navegando el espacio sideral.

Magnetismo sin fuerza repelente,
repulsión y atracción equilibrados,
semejando neuronas de la mente.

Se construyen los sueños de los hados,
movimiento constante del presente
por futuros instantes ya pasados.

sábado, 1 de julio de 2017

Don Quijote







Viaja un caballero andante
un poco desaliñado,
sobre un caballo delgado
que se llama Rocinante.

Por Dulcinea suspira,
es su dama del Toboso,
es su sueño más hermoso,
y le hace versos su lira.

Es más delgado que un galgo
porque es escasa su ingesta,
pero ha emprendido su gesta,
el bravo "Ingenioso Hidalgo"

Va siguiendo su aventura
desde tierras de La Mancha
hacia Castilla, que es ancha,
"el de la triste figura".

Sopla el aire en los caminos,
idealista y soñador,
atacando con valor,
las aspas de los molinos.

jueves, 29 de junio de 2017

¿Es real la realidad?




¿Es real lo que dicen mis ilusos sentidos?,
¿es real el tic-tac de mis propios latidos?,
¿son reales los pasos, los momentos vividos?
¿son reales los hechos en el tiempo ocurridos?

Realidad..., es más bien una nube ilusoria
que todos modelamos con manos de memoria,
la plasmamos en libros, en la lejana historia,
que va siempre girando como gira una noria.

¿Es real lo que escribo en este mismo instante,
aunque siga corriendo cada verso adelante
y lata el corazón con ritmo trepidante,
galopando el momento con un paso constante?

Pasajero, fugaz, caduco es el presente...
¿Qué es la realidad?, ¿es una solamente?;
la verdad está dentro de nuestra propia mente
y cada cual la ve de forma diferente.

Es la unidad de todo, es aquello que ocurre
en el río del ser, que constante discurre
por su propia rivera; como el agua, se escurre
sin poderla aferrar; como el tiempo, transcurre...

lunes, 26 de junio de 2017

Corona-glosa al soneto de repente de Lope de Vega





Soneto de repente

Un soneto me manda hacer Violante
que en mi vida me he visto en tal aprieto;
catorce versos dicen que es soneto;
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante,
y estoy a la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto,
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando,
y parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo y aun sospecho
que voy los trece versos acabando;
contad si son catorce, y está hecho.

(Lope de Vega)
--------------------------

SONETO 1 – Reyes Ferrándiz

Un soneto me manda hacer Violante;
lo manda tan sutil y perentoria
que no voy a tener escapatoria
si no encuentro una excusa fulminante.

Se las da de gran dama la tunante,
coqueta maritornes sin historia,
que pasea con más pena que gloria
su palmito discreto e insinuante.

Pero para intentarlo necesito
ponderar sus graciosos atributos…,
y, a costa de mis dotes de paleto,

intentar sacudirme el sambenito
y sacar un soneto en dos minutos,
que en mi vida me he visto en tal aprieto.
---------------------------------

SONETO 2 – Tere Bas

En mi vida me he visto en tal aprieto,
pues tendré que rendirme a la sorpresa,
de que lleves a cabo tu promesa
y escribas mi poema en un panfleto.

Te pido cuatro estrofas en concreto,
¡tú sabrás si este juego te interesa!
ya ves, me considero una princesa,
y exijo de la pluma su respeto.

Recuerda que es capricho de esta dama,
que el tiempo no supere lo pactado,
cuando al fin el trabajo esté completo.

No esperes conseguir dinero y fama
escribiendo un recurso ya inventado,
catorce versos dicen que es soneto.
---------------------------------

SONETO 3 – Marcos Circenses

Catorce versos dicen que es soneto;
seguro que es verdad, sin duda alguna,
como lo es que el sino que me acuna
me mantenga detrás del parapeto,

pues me he comprometido a ser discreto;
no acudir a los brazos de ninguna,
ni en esta situación tan oportuna.
Pero saldré airoso, lo prometo.

No es que tenga, por cierto, el alma mora,
pero antes tres beatos le enviaría
que me cuenten, después, de su talante.

Así que os los envío, mi señora,
a vos, que tanto os va la algarabía;
burla burlando van los tres delante.
---------------------------------

SONETO 4 – Helena Restrepo

Burla burlando van los tres delante,
y es tu risa mi gran desilusión
¿acaso es que no ves mi corazón
en este estado alegre y anhelante?

Si miras en mis ojos un instante,
verás que lo que busco es tu pasión
que se ha escondido en esta confusión
detrás del eco dulce de un farsante.

Invítame a jugar con tu sonrisa,
sintiendo en el poema mi fortuna;
que me encuentre en el verbo delirante

de tu palabra rítmica y precisa.
Al pedirte un soneto, inoportuna,
yo pensé que no hallara consonante.
---------------------------------

SONETO 5 – Carlos Elpoetaartesano

Yo pensé que no hallara consonante
que rimara el soneto que me pides,
y, sabiendo que tú los versos mides,
encontré tres palabras: sé mi amante.

Este empeño que azora tu semblante
te puede conquistar, no te descuides;
verás que soy experto en estas lides,
y tengo un atractivo alucinante.

Me retas a que acabe este poema
si quiero enamorarte con poesía,
mas tengo de las rimas el secreto

aunque parezca improvisado el tema;
¿que el soneto no acaba todavía?,
¡y estoy a la mitad de otro cuarteto!
---------------------------------

SONETO 6 – María Rosales Palencia

Estoy a la mitad de otro cuarteto;
como si fuera el hecho una proeza,
una hazaña que encaje cada pieza
hasta lograr el lírico esqueleto.

De todo corazón, me comprometo
a escribir del amor o la tristeza
y me inspiro también con la belleza
en el verso de imágenes repleto.

La esperanza del triunfo determina
que insista en acabar mi cometido
y, ante el empeño por cumplir, me inquieto.

La gesta es hiperbólica y supina,
pues acabo de hacer lo prometido,
mas si me veo en el primer terceto...
---------------------------------

SONETO 7 – Luis Salvador Trinidad

Mas si me veo en el primer terceto,
habiendo dos cuartetos acabado,
no quiero recrearme en lo logrado,
porque mirar atrás no tiene objeto.

Mejor sigo avanzando en el boceto
que Violante me exige de buen grado
y, aunque lo encuentro un tanto complicado,
no me puedo rajar en este reto.

Seis versos solo faltan por hacer,
cinco más para dar terminación
y cerrar esta etapa culminante.

Y cuando ya termino el menester,
concluyo al completar la revisión;
“No hay cosa en los cuartetos que me espante”.
---------------------------------

SONETO 8 – Mari Carmen Rodríguez Camargo

No hay cosa en los cuartetos que me espante
pues solo veo en ellos la pereza
de un mísero con aires de grandeza
que pretende con burlas que me achante.

Estos versos que escribes, trepidante,
tan solo me demuestran tu destreza,
pero no la sutil delicadeza
que embellece a un soneto cual diamante.

¡No me tomes por tonta, viejo zorro,
sé lo que es un soneto y su estructura,
y es obvio que conmigo estás jugando!

Me paso tus cuartetos por el forro,
pero quiero acabar esta lectura:
por el primer terceto voy entrando.
---------------------------------

SONETO 9 – Carmen Aguirre

Por el primer terceto voy entrando
y huele lo que leo a chamusquina,
pues no glosáis mi cara tan divina
ni mi gracia hechicera vais plasmando.

Si un soneto pedí, lo hice pensando
que os podría inspirar cosa más fina;
mas ya pronto el soneto se termina
y vos seguís los versos recontando.

Y me está entrando un agua de levante
que me enciende la sangre y me sulfura.
Así que a vos os sirva de provecho…,

¡seguid con vuestras cuentas adelante
que ya no aguanto más esta tortura!
y parece que entré con pie derecho.
---------------------------------

SONETO 10 – Carlos Elpoetaartesano

Y parece que entré con pie derecho
pues mis versos se cuelan en tu oído;
tu frágil disimulo no ha podido
esconder el latido de tu pecho.

Bien sabes que me queda poco trecho,
pues mi soneto ya te ha seducido,
no pretendas que no lo has entendido,
que mis labios aún siguen al acecho.

No ocultes en tercetos tus colores,
le dan un toque ingenuo a tu viveza,
y a estas letras las tienes palpitando.

Tendrás que darme un beso con honores,
reconoce que tengo gran firmeza,
pues fin con este verso le voy dando
---------------------------------

SONETO 11 – Alberto Jirón Flamenco

Pues fin con este verso le voy dando,
diré casi al final de tu encomienda
que no es cosa tan fácil, es tremenda,
y sin liarme en los versos me voy liando.

Voy el otro cuarteto comenzando,
sin que un experto llegue y me reprenda.
Espero que el soneto no te ofenda
o pienses que estoy solo improvisando.

Y aunque hacer un soneto es trabajoso,
yo lo hago en un intento si la musa,
con las rimas, me deja satisfecho.

Esta empresa es difícil, y es gracioso
que no quiero dejarla así inconclusa:
ya estoy en el segundo y aun sospecho.
---------------------------------

SONETO 12 – Reyes Ferrándiz

Ya estoy en el segundo y aún sospecho
que no va a merecer mis atenciones
y todo quedará en suposiciones
si deja mi capricho insatisfecho.

Veo al de la perilla hacer pertrecho
de ripios y de rimas, da lecciones
en lugar de pedirme mil perdones
por mandarme estos versos de desecho.

¿Lírica? Ni se ve ni se la espera;
si contando se va por la tangente,
su invento sonetil cambia de bando,

y no acabará bien. Toco madera,
pues, al fin del soneto, soy consciente
que estoy los trece versos acabando.
---------------------------------

SONETO 13 – Marcos Circenses

Que voy los trece versos acabando,
y deben ser catorce. De seguro,
como es lo prometido, yo me auguro
que puedo los denarios ir sumando.

Me paga aunque resulte el verso infando;
así, que ya en sus brazos me aventuro;
si quiere, bien; si no, pues no me apuro,
ya llegue con desmayos y sudando.

Quizá, porque semeja inteligente,
me trate de patán y de ignorante
o de juglar insípido y maltrecho.

Pero acudo a su lado diligente:
"Héteme aquí, mi hermética inquietante,
contad si son catorce, y está hecho”.
---------------------------------

SONETO 14 – Mardy Mesén Rodríguez

“¡Contad si son catorce y ya está hecho!”
son catorce, Lopillo, ya he contado,
ya puedes dar el trance superado,
aunque nada has sembrado en el barbecho.

¿Que Violante fastidia por despecho?
¿Que con un mal soneto te has burlado?
Desde el principio estuvo mal pensado,
te perdiste la gloria de mi lecho.

Tu lira no encendió la voluptuosa,
la evocadora imagen que esperaba
mi avidez atrevida y elegante.

¡Cuánta figura mustia y fatigosa!
Mas todo el primer verso lo auguraba:
“¡Un soneto me manda hacer Violante!”